Mac mini 2014: Cambiar disco duro por disco sólido (SSD)

Mac mini 2014

Desde hace algún tiempo soy usuario de un Mac mini de 2014. Se trata del equipo más básico de toda la gama, con un procesador de 1,4 GHz, 4 GB de RAM y 500 GB de disco duro. Es un equipo que Apple tiene a la venta en la actualidad y por lo tanto perfectamente compatible con MacOS Sierra y todas sus funcionalidad es nuevas (Siri, desbloqueo del equipo con el Apple Watch, portapapeles universal, etc.).

 

El comportamiento del equipo ha sido simplemente correcto. He podido trabajar con el a nivel de ofimática, navegar por webs, redes sociales e incluso hacer alguna edición de fotos con Pixelmator y vídeo con iMovie. Sin embargo, la sensación era que el equipo va forzado al hacer ciertas operaciones. La apertura de las aplicaciones era mas bien lenta, cuando el equipo se quedaba en reposo le costaba "despertar" y la bolita de playa (ordenador pensando) se mostraba demasiadas veces, incluso cuando no se estaban realizando operaciones aparentemente muy poco pesadas.

 

Es un equipo que esta bien administrado, no tiene demasiados archivos ni demasiados programas que puedan penalizar el rendimiento en exceso y aunque la experiencia no era mala, no acababa de estar del todo satisfecho.

 

Después de darle alguna vuelta y consultar en diferentes foros, me decidí a sustituir el disco duro por un disco solido SSD. No soy ningún manitas, por lo que preferí acudir a un establecimiento especializado a que me lo instalasen. En el caso del modelo de 2014, la sustitución del disco duro debe ser bastante mas complicada que en el modelo de 2012 y ademas me preocupaba instalar un disco no certificado y que pudiese dar problemas en el futuro. El coste del disco como tal, obviamente depende de la capacidad elegida, oscila entre los 70 € para modelos de 128 GB hasta los 420 € para modelos de 1 TB. Adicionalmente, tendrás un coste de unos 60 € en concepto de mano de obra. En mi caso elegí el modelo de 256 GB.

 

También es importante que tengáis en cuenta que en el modelo de 2014 no se puede cambiar la memoria RAM, por lo que la instalación del disco solido es la única ampliación que vais a poder hacer en este equipo. En el modelo de 2012 si que se puede ampliar la RAM y tiene unas prestaciones base iguales a las del 2014. Por tanto, si estáis pensando en comprar un Mac mini de segunda mano con prestaciones básicas, el modelo de 2012 es mas recomendable precisamente por su capacidad de ampliación futura.

 

Una vez instalado el disco solido SSD, el cambio ha sido muy grande. El equipo arranca un poco mas rápido, pero no es donde mas diferencia vais a notar (Los 4 GB de RAM penalizan un poco la velocidad de arranque). Las aplicaciones se abren mucho mas rápido que con el disco duro, el equipo va mucho mas fluido en todos los aspectos, la apertura de un determinado archivo o la ejecución de una lista de iTunes son practicamente inmediatas, cuando antes si que se apreciaba un claro retardo. La bolita de playa ha desaparecido, salvo que le des muchísima caña al Mac.

 

En definitiva, una inversión muy recomendable y con la que seguro que vais a quedar satisfechos. En mi caso compre de segunda mano el Mac mini de 2014 porque encontré una buena oportunidad. Mi consejo es buscar uno del 2012, que seguramente los podáis encontrar a muy buen precio, y aunque vengan con 4 GB de RAM y 500 GB de disco duro, invertir en los meses siguientes para ponerlo a tope. Con 300 €, mas lo que os cueste el Mac de segunda mano, podéis tener un equipo sensacional. Si tenéis la suerte de conocer a alguien que os puede instalar los componentes a nivel particular, todavía mas barato.

 

Estaremos encantados de recibir vuestros comentarios. Muchas gracias. Saludos.

 

David González Morales.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0